Hospederías ecoamigables, por un mejor planeta

Hospederías ecoamigables, por un mejor planeta

“El sonido de las chicharras e insectos en la noche vienen incluídos en el paquete. Un aguacero a eso de las dos de la mañana, hace arroparme más. Estamos en la casita del árbol y aunque llueve muy duro afuera, estamos seguros y sequesitos aquí”.  

Cuidar el planeta Tierra se logra de distintas maneras y con pequeñas acciones. No solo con prácticas como reusar, reciclar y reducir el uso de los desechos que producimos, sino también apoyando proyectos de distintas índoles que buscan disminuir el impacto al medio ambiente con prácticas eco amigables. Si eres de los que ama viajar y tener experiencias únicas, comenzar a buscar hospederías eco, puede convertirse en una aventura de la que no te arrepentirás. Además estás apoyando y fomentado un estilo de vida consciente. Y si eres de los que se desarrolla en la industria del Turismo o tienes una finca para desarrollar, conocer otros proyectos sirve de inspiración para conocer prácticas que sí funcionan y pueden ser ideas de negocios. 

Por suerte, vivimos en un paraíso constituido por valiosos recursos naturales y ambientales. Tesoros que muchos dan por dados y que otros, les reconocen, ven un potencial increíble y lo desarrollan de una manera sustentable. La mejor manera de hacerlo. Hoy que reflexionamos sobre el Planeta Tierra y su conservación, aquí les presento dos eco hospederías en las que pudimos estar la semana pasada en la República Dominicana que marcan la diferencia y pueden servirnos de referente a la hora de crear proyectos ecoturísticos. 

Samaná Eco Lodge

Localizado en  El Limón, Samaná Eco Lodge se aparta de la carretera principal y por un camino estrecho, cercado y con posibles caballos cruzando, aparece esta hospedería "verde" en el medio de la nada. Trabaja con luz solar y el agua es represada de un rio que pasa cerca. Cuatro cabañas para dos personas y una comunal para grupos, conforman este complejo conectado por veredas. Los baños y la cocina son espacios comunales y te bañas al aire libre. Cada cabaña es sencilla, pero con lo básico para dormir bien. Hay electricidad mínima para cargar los electrónicos. Es silencioso y apartado. Tiene hamacas en varios lugares que invitan a la relajación. Su dueño Ben, un londinense, te recibe y queda atento para cualquier consulta o incluso prepararte algo de comer. Ben llegó a la República hace un tiempo y muy pronto se casa con su novia dominicana. Entre sus próximos proyectos está el trabajar la tierra y cultivar todos los alimentos que se consumen.


 

Dominican Tree House Village  

Apartado de todo y entre montañas en El Valle en Samaná, El Dominican Tree House Village se asienta. Una hospedería que interconecta por puentes colgantes. Llegar y caminar sus veredas te hace bajar revoluciones. Ver el ingenio de crear estas cabañas, te vuela la cabeza. Nuestra cabaña es la que está en el árbol. Desde ella, podíamos ver toda las cabañas. Como cucubanos en la noche, cada cabaña con luz tenue, se pierde en la oscuridad, respetando el ecosistema y las especies que viven en el área. En el área comunal, a diferencia del Samaná Eco Lodge, trabajan muchas personas para atender los huéspedes de las 22 cabañas. Llegar a nuestra cabaña era un camino empinado y el cual tenía que ser subido con mucha cautela. Hay muchas cosas y actividades por hacer; excursiones a la playa, zipline, yoga, caballos, o simplemente quedarte descansando y disfrutando del silencio, el sonido de los pájaros y del movimiento de las hojas. 

La Casa Taller de Knot Predictable

La Casa Taller de Knot Predictable

Un espacio Mid-Century moderno a pasos de la playa

Un espacio Mid-Century moderno a pasos de la playa