Soy puertorriqueño, no tengo jeva y vivo rodeado de ellas

Soy puertorriqueño, no tengo jeva y vivo rodeado de ellas

Por: Juan Pablo Álvarez

Entre tantas caribeñas ayer me tocó janguiar con cuatro jevotas y su corillo que no era más ni menos que la audiencia en la sala del teatro Israel “Shorty" Castro en Santurce. Esa misma sala fue mi último lugar de trabajo antes de irme a escuela graduada. Ayer regresé para ver colegas, amistades y ponerme al día con el país.

El jangueo se trata de cuatro actrices, Marisé “Tata” Alvarez, Lourdes Quiñones, Isel Rodríguez y Lucienne Hernández, apoderándose del escenario con un despliegue creativo de esas ideas que han trabajado. Ahora, antes de hablar un chin de los detalles es necesario mencionar que el grupo lo completan una batería de mujeres puertorriqueñas incluyendo a la gran Naíma Rodríguez, productora del evento, Wilmary Ramos, con ese vestuario siempre "on point", la súper mujer Vanessa Lazo en la coordinación, Jessica Rodríguez desde la cabina y Sorely Muentes tras bastidores encargándose de que todo corra en patines.

Entonces, las jevas se reúnen en su noche a trabajar asuntos del país de una forma organizada y racionalizada desde esos cuatro cerebros que quizás se convierten en uno de cuando en vez. Arrancan su rito con una propuesta de progreso y evolución donde dejan saber los beneficios del poliamor y como cerebros inundados de testosterona las han dirigido a esa conclusión. Pero, son brujas quienes nos lo dicen. Al fin y al cabo estamos en Octubre. De ahí que una mamasota, Tata, asume el "mic" como acostumbra a hacer y les advierte al corillo que su presentación será sangrienta. Y no falla. Tata nos hace caer en tiempo y repensar la fisiología de la mujer y lo monumental de esa transformación mensual. También nos da trucos, para ti jeva o para que jevos apoyemos a quienes lo necesiten. De hecho es tan cotidiano el tema que en esta visita a al archipiélago me tocó bregar con un bollito del “detox" del melocotón.

 Marisé 'Tata' Álvarez en su stand up comedy. 

Marisé 'Tata' Álvarez en su stand up comedy. 

(Puedo hablar tanto pero no quiero cagarles el show. Como esos que no saben hablarte de una película sin contártela.)

“The Real Housewives de Miramar” nos recuerdan lo jodío que están muchos cerebros entre padres/madres de estudiantes desde Baldwin, pasando por Robinson y por esa retraíla de escuelas que al fin y al cabo preparan generaciones que siguen apoyando a incapacitados para que administren el país. Una madre soltera nos recuerda si Plutón es planeta o no, mientras otras dos llevan el #yonomequito como tatuaje.

De ahí, un dúo de egresadas de Berkley, Luna y Becky, acompañadas del gran percusionista y jevote Jose David Pérez, nos cuentan al son de música cuales son sus proyecciones para con asuntos laborales, recursos naturales y tu diario vivir, y como zumbándonos antidepresivos podemos bregar con o 'pichar' al asunto. Cualquier lectura del país es pura coincidencia.

Con necesidad de refrescarnos, y para mí el “peak" del jangueo, llegan Tanamá y Mari con su propuesta de "juice bar" y "airbnb". Otra vez, si de repente crees ver par de panas o a ti mismo en escena, no te preocupes estás en Santurce. Ahora, las jevas se encargaron de invitar al monumental Modesto Lacen quien sabemos nunca va a defraudar. Y el llegó, como hombre heterosexual a recibir una lección, por una jeva homosexual, de cómo escoger, acercarse y trabajar una papaya. La papaya como metáfora creo no necesita explicación, sino "gugulea" papaya y mujer. Y hago una pausa para asegurarme que recibes la invitación de ver el show y agradecer eternamente haber estado en primera fila y tener a Modesto de rodillas trabajando la papaya.

Luego llega Guanina a recordarnos lo mierda que podemos ser como país, cuando nos entregamos en cuerpo y alma a un tal Ricky. Con el brazo derecho a medio levantar nos recuerda que Dylan es Nóbel de literatura, que somos un corillo que morimos por los “threads" en cualquier página de medios sociales y que probablemente en noviembre nos van a clavar nuevamente y la Junta estará de voyerista. 

 Loyda <3 

Loyda <3 

Entonces, llegan las olímpicas con el Lobby Sound Machine. Si no les conoces, vé al show. Y entre llevarnos a Whitney Houston en las voces de las jevas y de la gran Lourdes nos recuerdan lo luchadores que somos y lo grande que podemos ser cuando luchamos por lo que queremos. Como cuando hay un jevo/jeva que nos obliga a poner en práctica cualquier llave de lucha. Nuevamente, gracias por llevar al muchachito de plata y tenerlo en alta definición.

Yo no tengo nada que ver con reseñas, pero me disfruté Noche de Jevas en su sexta edición. Al fin y al cabo es sentarme con cuatro terapistas y su corillo a reconocerme, dar una mirada al país y reír. Y por eso debes ir a www.prticket.com y comprar boletos.

Bravo jevas y gracias a todas las mujeres que la montan desde cualquier plataforma.

A 2 palillos: un viaje por la gastronomía vietnamita

A 2 palillos: un viaje por la gastronomía vietnamita

En yola desde las Croabas hasta Virgin Gorda

En yola desde las Croabas hasta Virgin Gorda